Vidas Únicas- Jorge Marrero, músico


Lleva dos terceras partes de su vida viajando por el mundo, creando compases musicales y compartiendo los mismos escenarios que algunas figuras como Eddie Palmieri, John Belushi y hasta Jimmie Hendrix, a quien presenció brevemente en un concierto un mes antes de morir. Según José “Pucho” Marrero, quien comenzó su trayectoria como bajista en la década de los ‘60, influenciado por los ritmos del rock n’roll, el jazz y la salsa, ha vivido una vida “al estilo de trovador medieval”, compartiendo sus ritmos con públicos internacionales. Ahora se dedica a peregrinar entre Lisboa, donde reside hace cinco años, San Juan, su patria, donde aún continúa tocando con grupos musicales y otros destinos más lejanos como Tailandia y Japón, donde disfruta viajar con su actual pareja.

De su padre, un catedrático de la UPR y a su vez poeta y cantor, heredó el legado bohemio y musical, que también comparte con sus otros dos hermanos. Marrero recuerda cómo de pequeño se pasaba tardes enteras en el teatro de la Universidad presenciando los ensayos de Pablo Casals, mientras su padre corregía exámenes en su oficina. “Cuando llegaba de la escuela me ponía a escuchar la radiola de mi abuela o la vellonera del negocio de abajo. Era la época de Bobby Capó, Myrta Silva, Rafael Hernández y yo me sabía todas las canciones”, rememora. En la escuela superior, Pucho, como le conocen desde niño, comenzó a tocar guitarra y más tarde cambió al bajo y se integró a un grupo llamado “The Spiders”. Sus primeros ritmos replicaban el rock n’ roll de los Beatles y Elvis Presley.

En 1972, el pueblo de Vega Baja albergaría a miles de hippies en el festival de rock Mar y Sol, donde Marrero y su grupo “La Banda del Carajo” fueron invitados a tocar. Pucho recuerda el primer festival de pop internacional de la Isla como uno inolvidable donde pudo tocar en el mismo escenario que grupos como B.B.King, Emerson Lake & Palmer, Rod Stewart y BIllie Joel. Poco después, Marrero se trasladaría al estado de Arizona, donde terminó su carrera universitaria en psicología, formó una nueva banda de rock y llevó a cabo giras musicales por todo el suroeste de Estados Unidos. “Nos pasábamos días enteros atravesando el desierto para ir a tocar un guiso”, recuerda con alegría el bajista. Sin embargo, las largas horas de viaje en caravana, la mala alimentación y la vida de músico en gira no tardaría en desgastar a Marrero. En la ciudad de Tucson donde se instaló por un tiempo, localizó una cooperativa de productos orgánicos y comenzó a interesarse por la macrobiótica. Pasaría a trasladarse a Boston a estudiar esta ciencia que examina la salud y el alargamiento de la vida mediante dietas orgánicas, bajo la instrucción del doctor japonés, Michio Kushi, autoridad máxima de la macrobiótica moderna.

Entre cursos de shiatsu, meditación y cocina macrobiótica terminaría conociendo a Danielle, una profesora francesa, quien se convertiría en madre de sus tres hijos: Simon, Basile y Elisa. La pareja formalizó su unión en 1979 en Martha´s Vineyard, una isla al este del estado de Massachusetts, donde se asentaron durante un tiempo. Una comunidad musicalmente inspirada que residía en la isla unió a Marrero con figuras reconocidas como John Belushi, actor e integrante del grupo Blues Brothers y la cantante Carly Simon. En una ocasión, el bajista recuerda que fue invitado a tocar en la morada de la familia Kennedy. “El que más conocí fue a John John, el hijo de Kennedy. Era humilde, tranquilo y le gustaba mucho la música”, menciona Marrero, sin darle mucha importancia.

Por otro lado, su hermano Jorge Evelio, quien estudió música en Berkeley, había fundado un grupo y buscaban un bajista para integrarse al conjunto e ir a tocar durante cinco años por Estados Unidos. Marrero aceptó y continuó su trayectoria de artista hasta que de nuevo sintió la necesidad de asentarse y “salvar mi espíritu de esta banda de locos”, admite con una sonrisa.
En 1980, Danielle, quedaría embarazada y un mes antes de nacer su primogénito, la pareja decide instalarse en la ciudad de Toulouse. “Francia me salvó”, dice Pucho, quien terminaría residiendo en el país durante veinticinco años.

En el ámbito de la música en Europa, se comenzaban a popularizar cada vez más los ritmos latinos, lo que llevó al bajista a unirse a otros músicos de toda Latinoamérica y a llevar a cabo giras por distintos países como Francia, Suiza, Holanda y Bélgica, entre otros. “Aquello era una fiebre. La música latina ya era conocida, el chachachá y el mambo…Bobby Capó tocaba por allá”, expresa.

Entre fotos del pasado que muestran a Pucho luciendo un afro, chaleco de cuero y bajo en mano, el músico y aficionado a la macrobiótica, admite que está muy satisfecho con el rumbo que ha tomado su vida. Con relación a sus metas, espera poder grabar prontamente un conjunto de música original influenciada por Cortijo y su combo, Herbie Hancock y bomba y plena. ¿Cuál es el secreto de la vida para este bohemio que hace cuarenta y cinco años que no toma aspirinas? “Siempre regenerar tu ser… comer materia fresca y natural. Nada de habichuelas de lata”, concluye con una pequeña sonrisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s