Un blog sobre periodismo, viajes y últimamente también, ser madre

Criar en el campo


Criar a Noah Marcel en el campo, en amor, libertad, y en armonía con la naturaleza es el proyecto de vida más importante y hermoso que he tenido. Agradecida y pico con el Universo porque a mis 40 años estoy gozándome esto 🧡🙏🏽🐴 👼🏻🌱

Hoy para nuestra sorpresa el caballo de un vecino se coló y entró a nuestro patio. Llevaba días amarrado en el terreno de enfrente comiendo pasto. Noah lo llevaba observando desde entonces desde la distancia, pero no fue hasta hoy que parece que en busca de sombra y un poco de cariño, cruzó hasta entrar a nuestro terreno.

Estas son cosas que suelen pasar en el campo, pero como citadina al fin, adoptada por Arecibo hace solo ocho años, las visitas inesperadas como éstas, me siguen sorprendiendo y agradando. Sobre todo cuando se trata de un caballo dócil y manso como éste que rápido se sintió en confianza con nosotros y hasta se acostó cómodamente sobre el césped buscando el fresco de la sombra.

La experiencia fue hermosa, sobre todo para Noah. Curioso y encantado, rápido entabló una conexión con el animal. De risas nerviosas y miradas buscando aprobación, pasó a acercarse y acariciarle la cara. En ese momento sentí ese ablandamiento de corazón que solemos sentir las madres en instantes de ternura total e inocencia como éstos. Lejos de tener miedo, acercó su cara a la del animal en señal de amistosa aceptación.

Rápido pensé en lo afortunado que es Noah por criarse en un espacio natural (literalmente entre dos reservas naturales), de manera sana y en contacto directo con la naturaleza y los animales. Pensé en lo afortunada que soy por tener la bendición de vivir y criar en el campo. A veces las mamás nos quejamos porque tenemos que renunciar a tanto por cuidar a nuestros hijos, sobre todo a nuestras profesiones, y es cierto y a menudo duele. Pero, todo es temporal y las etapas, desde luego, también.

En tiempos de trabajo escaso y crisis, vivir y criar en el campo son dos lujos. A veces es mejor tener menos y alejarse del ruido de la ciudad para disfrutar y compartir del silencio de las pequeñeces que ofrece la vida y nuestro entorno. Y si es en el campo, pues mejor aún…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: